¿Por qué necesito una página Web?

Te habrás dado cuenta que de un tiempo para aquí, cualquier empresa existente quiere una web. Hasta el kiosco de la esquina posiblemente tenga una aunque no lo hayas buscado. El hecho de querer tener una web no es un simple capricho de los empresarios de dárselas de modernos y de que están a la última, sino tiene implicaciones más profundas que tienen que ver con su negocio.

Cuando muchos de nosotros éramos pequeños paseábamos por las calles buscando tiendas. Ahora esas tiendas están en internet a un «tap» del móvil de distancia. A esto debemos sumarle el simple hecho de que ahora no solo los millenial buscan las cosas a través de internet y que al ser global podrás llegar más lejos de lo que podrían hacerlo los repartidores de flyer del metro.

Tener desarrollada una página web por y para ti te hará crecer más rápidamente que una genérica.

¿Pero me sirve cualquier tipo de web?

Ahora viene el truco, pero no se lo digáis a nadie. Las webs no consiguen nada si no transmiten lo necesario para enganchar a tu público objetivo.

Puedes tener la mejor campaña de SEO, SEM, mil anuncios en cada autobús, metro y taxis (Cabify mejor no, que te los rompen) anunciando tu web, pero si tu página no está bien pensada para que atraiga la atención en tu sector… Difícilmente van a elegirte entre toda la competencia y elecciones que hay a su alcance. Así que crear una página web que ayude a convencer a tus clientes de que tú eres el más molón de tu sector es importantísimo.

Ejemplo:

Web de los 90

Web diseñada por Homer Simpson y muchos diseñadores a día de hoy.

Web actual

Web diseñada por unos chicos que se han visto un par de vídeos de Youtube.

¿Y qué me aporta a mi como empresa?

Crear una página web que sirva su cometido, ya sea vender, conseguir contactos o demostrar lo bueno que eres haciendo origamis necesitas convencer al usuario de que es lo que estaba buscando cuando entró. Si ese no es el caso y acabó en tu página de casualidad intenta que al menos genere un momento «WOW» que le haga quedarse y navegar por la web.

Una web bien enfocada y planificada conseguirá:

Que recuerden mejor tu marca

Con una buena imagen de branding, colores corporativos, fotos o videos molones la gente recordará más fácilmente tu marca tanto si es para ellos como si es para recomendarla a un conocido.

Mejorar el posicionamiento

Hacer las cosas como le gusta al Señor G (G de Google) ayudará a posicionar mejor esas palabras clave con las que te gustaría aparecer.

Generar confianza

Si el cliente confía en la calidad no solo de tus productos sino también de tu marca te comprará más de una vez y encima te recomendará.

Mejorar la comunicación con tu público

Podrás identificar las necesidades de tu cliente si le parece atractiva y le gusta tu forma de comunicarte. Si no le gusta lo que ve, nunca tratará de ponerse en contacto y perderás mucha información.

Retener más gente interesada

El usuario se queda más tiempo si encuentra rápido lo que necesita. Si no le enamoras de primeras, hará click en «cerrar» y jamás volverá a visitarte.

Ser Accesible a Usuarios Potenciales

Llamarás la atención de tu público objetivo y podrás aumentar las conversiones y satisfacción del cliente.

Tengo claro que necesito una página web, pero ¿De qué tipo?

Desarrollar una página web necesita su tiempo previo, no es solo hacer el carrito de compra y esperar que lleguen los clientes. Lo más importante es que sepas qué tipo de web necesita tu negocio y después enfocarlo al sector al que vayas a dirigirte; pensar en una imagen de marca que quieras transmitir, qué colores van mejor con tu idea de negocio y preparar un plan para la captación para que los usuarios sepan qué hacer cuando entren a tu web.

Hay muchos tipos de webs, algunas de ellas no son siquiera monetizables ni tienen un objetivo para ganar dinero. Muchas fueron creadas por gente que buscaba para compartir sus hobbies o porque simplemente expresar sus ideas (por muy absurdas que sean.)

Aquí tienes algunas de ellas:

"Tengo web, luego existo" - Descartes Millenial

Si lo que quieres es dar información detallada de tu empresa para un servicio o producto que no pueden comprar o contratarte directamente, pues esta es tu web.

Este tipo de web suele usarse de manera informativa para convencer a los clientes y que contacten contigo a través de un formulario o un teléfono dejado estratégicamente por toda la web.

Hablamos de webs como esta misma en la que estás ahora leyendo estas bonitas palabras, algún hospital de gatitos, o agencias de modelos e influencers. Hay algunas muy curradas como esta para promocionar sus maravillosos mangos.

Mira como hago llorar a tu cartera - Cualquier E-commerce

En caso de que quieras vender un producto (o miles) o quieras dar un servicio (o miles) que pueda ser pagado a través de la web, esta es la web que necesitas.

Este tipo de web suele usarse de manera transaccional para sacar la pasta a los pobres clientes que inocentemente pasaban por tu web y se enamoraron de lo que vendías o lo que ofrecías.

Hablamos de plataformas como Amazon y sus famosos e imprescindibles portaaguacates ; Aliexpress y sus infalibles detectores de fantasmas , Amantis y sus juegos de mesa o cualquiera con la que puedan comprar algún bonito producto a través de la web.

Mira cómo me necesitas - Cualquiera montando un negocio

En la época en la que estamos seguro que has pedido un Glovo para traerte papel higiénico del baño cuando se te olvida. Así que estas páginas son para dar servicios al cliente que podría contratar por la web o a través de una APP (o ambas)

Estas páginas son transaccionales también, y a cambio de dejarle unos eurillos o unos pocos bitcoins dan algún servicio al consumidor para arreglarle la vida o al menos alegrársela durante un rato.

Hablamos de páginas conocidas como Just Eat, Cabify o Uber (O taxi si vives en Barcelona) o de algunas menos conocidas en las que la gente se ofrece para hacer cualquier cosa por dinero.

¡Mira como molan las cosas que hago! - Cualquier con un portfolio

La necesidad de mostrar lo bueno que eres en algo ha caracterizado siempre a la raza humana ¿Si eres bueno en algo por qué no mostrárselo al mundo? Pues esa es la idea de los portfolios. Mostrar trabajos que tengas hecho. Si te preguntas si cuentan los que hiciste en el colegio, pues sí, pero mejor ponerte con trabajos que te hayan pagado por ello.

Estas webs están genial para gente creativa que quiera promocionar las cosas que hace, o simplemente para mostrar que son molones y modernos.

Pongo como ejemplos algunos portfolios como este desarrollador turco muy molón , este estudio en el que saben venderse superbien, o este pintor / ilustrador para grandes marcas

Mira que Blablablablabla - Cualquier internatua

La necesidad de comunicarse siempre ha estado ahí. Empezamos pintando las paredes, después las pirámides, después los contenedores de basura o los vagones de trenes y terminamos escribiendo en la web para que todo el mundo lo pueda ver.

En este caso un blog suele ir unido a una estrategia bastante fuerte de redes sociales, ya que por sí solo muchas veces solo vas a llegar a los colegas que te leen por que quieren seguir siendo tus amigos pero no quieren decirte que les aburre lo que cuentas.

Hay algunos muy interesantes y otros en los que te obligaría a leer a modo de tortura. Como ejemplos pondré alguno de cómo organizar tu casa que seguro que lo necesitas, este otro de marketing que está siempre a la última y este curioso blog.

¡Mirame cara-anchoa! - Cualquier influencer

La necesidad de hacer el ridículo de la raza humana siempre ha existido. La de comunicarse a veces se deja de lado solo por mostrarse que eres el más chulo de la clase porque eres capaz de meterte más lápices en la nariz que nadie.

Las redes sociales están hechas para comunicarse con gente, pero también para compartir momentos cursis con pareja o amigos, o también para no perder el contacto y también para crear mucho drama. 

La tendencia últimamente se lleva más hacia el contenido más simplista. Antes era Facebook con sus post kilométricos de miles de palabras, y ahora es Instagram o TikTok con sus micro vídeos e imágenes. Así que ya sabéis niños, si queréis enamorar a vuestro público sacadle muchas fotos a gatitos y perritos.

¿Con tener una web ya está todo hecho?

Si fuera así, todos los que tenemos creada una web estaríamos en las Bahamas con un mojito y disfrutando de cómo nuestra web nos da de comer sin mover un dedo, pero no es así.

La web necesita dedicación, creación de contenido, no solo escrito sino, si se tercia, audiovisual también para atraer tráfico y tratar de buscar gente que esté interesada en nuestros maravillosos servicios o productos, pero eso es otro proceso del que hablaremos en el próximo episodio.

¿Y qué me podéis ofrecer?

¿Necesitas una web nueva o necesitas asesoramiento para lo que ya tienes?

Desarrollo Web

  • Crear una página web a medida de tus necesidades.
  • Podemos usar un WordPress sencillo para que puedas manejar tú mismo la web, como si quieres algo a medida con Magento o Drupal.
  • Te daremos consejo sobre las mejores maneras de captar a tus clientes a través de la web.
  • Aportar nuestro expertise en desarrollo para que puedas valorar cuales son las mejores opciones.

Consultoría Web

  • Ayudarte a detectar qué puedes mejorar para que tus campañas funcionen mejor.
  • Darte consejos a nivel arquitectura web, UX (User Experience), de cómo mejorar tu imagen de marca, etc.
  • Buscar qué le hace falta a tu web para llamar la atención de tus usuarios.
  • Mejorar las estadísticas de tu web.

Para resumir: la creación de una página web bien diseñada, estructurada y focalizada en tu público objetivo puede ayudarte a incrementar tus ventas y acelerar el crecimiento de tu marca. Además, podrás medir los resultados y realizar cambios en consecuencia.